Historia

Nuestra empresa, inició sus actividades en el mes de Agosto de 1995 con servicios de Seguridad Física, en 1999 incorpora Seguridad  Electrónica con Sistemas de Alarmas, servicio de Monitoreo y Respuesta Móvil,  posteriormente en el año 2009 Transporte de Valores.

Alianzas estratégicas con varias empresas nacionales sumaron a la idea. Con marco profesional y criterio de responsabilidad definido, brindó el porte necesario para competir, expandir y posicionarse como la empresa nacional líder en seguridad privada.

El rubro Seguridad Privada, en la que trabaja, integra una fuerza complementaria que contribuye a  la Seguridad Pública, colaborando para lograr el mejor cumplimiento de la ley.

La seguridad, representa uno de los pilares básicos de la convivencia, y por tanto, su garantía constituye una actividad esencial a la existencia misma del Estado, en tal condición se ejerce en régimen de monopolio por parte del poder público, nuestros servicios, de seguridad privada, son servicios complementarios y subordinados, respecto a los de la seguridad publica.

Puesta en escena nuestra empresa y presentado el rol de la seguridad privada, podemos manifestar que las tendencias en la industria de la seguridad privada, evolucionan en base a una mayor profesionalización, mejora de los equipamientos y sus sistemas de seguridad, debido a la lógica evolución de los mismos. La prioridad entonces de nuestra organización, es trabajar para mantener total armonía con el resto del mundo, logrando calidad en los servicios de seguridad brindados.

Hemos puesto en marcha un modelo empresarial, que tiene que ver con mejorar la calidad de vida en el trabajo, y no hay mejor organizador de la sociedad que el trabajo digno, registrado, decente, con salarios que permitan no solo la dignidad del que lo recibe, sino colaborar para cambiar el círculo virtuoso de la economía de un país, mediante el cumplimiento de todas las obligaciones.

La formación nacional, sumada a la internacional nos posibilita mantener un 1er. nivel, siendo fundamental como elemento dinamizador; dado que las nuevas tecnologías la hacen necesaria para lograr la profesionalización, que permite trasmitir tranquilidad ante una gestión correcta, estable, profesional y confiable.